[La chaqueta de Kaneda] Mainstream VS Indies

Desde el Distrito Entebras la lealtad al mundo de los videojuegos retro y el indie (salvo unas cuantas excepciones) ha sido indiscutible desde su creación. Pero esta tendencia en el Canal de Youtube y en el blog es por convencimiento propio, no por dogmatismo (como muchos/as sabrán aquí se tratan temas tan dispares como el developing, u otras disciplinas de la cultura freak distantes al mundo de los videojuegos). En este vídeo, una mini opinión de apenas más de 5 min. se pretende esbozar una respuesta diferente a la tan enconada guerra entre los triple A y la industria independiente.

Y sí, para elaborar este vídeo he tenido que jugar al Call of Duty.

Este es el enlace al vídeo en cuestión:

Y esta es  la transcripción a texto literal:

“El mundo de los Videojuegos, con sus imperfecciones y sus aciertos, es característico a partes iguales por su variedad. Sus obras siguen tanto la estela de las modas del momento, porque son remanente de la Cultura Popular; como mientras las ignoran presentan a su vez productos originales y diferenciados con un impacto singular.
Incluso en la década de los 80, cuando los desarrollos estaban destinados casi exclusivamente a un target específico (varones de corta edad), algunas puntas de lanza dejaban entrever el provecho que poseía un medio de expresión con un potencial narrativo y de interacción nunca visto hasta la fecha: Atari en los EEUU, la NES/Famicom, el MSX y los ordenadores propios en Japón; y los pequeños micros domésticos en el viejo Continente.
Así que ¿por qué hacer aquí un alegato alternativo a los productos triple A que lideran la Industria? Si realmente los orígenes los marcaron unos pocos buenos juegos del mainstream (o corriente dominante) de aquellos tiempos, y si claramente la supervivencia del Sector depende de la agenda de las grandes producciones, su evolución natural a lo largo de la Historia debería exigir nuestra confianza en ellos, ¿no?
En parte sí. Pero el cuadro tiene muchas más pinceladas que las esbozadas hasta aquí.
Lo cierto es que algunas grandes Sagas de la Historia incluyen en sus últimas entregas episodios orgullosamente dignos de sus orígenes, como Metroid, Street Fighter, Final Fantasy o Metal Gear (obviando algunos ejemplos que perdieron el Norte en algún momento, remakes innecesarios y otros flipes ocasionales de sus autores, grandes aciertos y grandes errores), pero en los úiltimos tiempos importa demasiado la simulación realista y la obsesiva progresión por hacer explícita la resolución técnica sin apenas cuidar el terminado no figurativo (tristemente, algunas campañas nos venden un buen juego como que es “muy real”).
Los videojuegos se han hecho para ser jugados, y desde el parchís y el ajedrez, los valores que están enraizados en esta Industria son una amalgama de factores que poco ha de tener que ver con unas gráficas monstruosas o una reproducción muy fidedigna de la realidad. La excepción que confirma la regla son los Simuladores Deportivos.
Es verdad que cada cierto tiempo hay un salto evolutivo que marca un cambio de paradigma, exigente en cuanto a crecimiento de medios y potencia, pero esto lo fuerza el devenir de los tiempos, y mientras los Equipos de Desarrollo se ajustan a las especificaciones del nuevo Hardware (en cada oleada tecnológica), junto con factores volátiles como la incertidumbre de los productores a la hora de la inversión final; las secuelas se perpetúan en el tiempo, explotando una fórmula segura pero genérica hasta dejarla totalmente desgastada, innovando lo mínimo y arrinconando las aristas del producto para maximizar los márgenes de beneficio (algo que, temáticamente, sólo satisface en último término a jugadores hardcore y fans pajeros de una franquicia).
Por eso quiero reivindicar que, tanto grandes proyectos como pequeñas creaciones pueden aportar realmente valores a la Sociedad (creativos, narrativos, de reflexión); más allá de la viabilidad de un producto son los genios locos, los perfeccionistas, los outsiders y los soñadores precarios los que pueden dignificar esta forma de Arte.
Y por eso. sólo a ellos los consideraré aliados para que el futuro sea presente.

Este es mi alegato. No es dogmático ni adoctrinador. Sólo mi punto de vista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s